I Encuentro Caballo, ética y deporte

I encuentro caballo etica y deporte

El pasado 1 de Junio tuvo lugar este maravilloso encuentro entre personas que amamos la competición y el deporte hípico, pero nos hacemos preguntas porque queremos evolucionar y llegar a un lugar en el que el caballo sea de verdad protegido y respetado como se merece, y defendemos la importancia de la hípica como escuela de valores para la vida.

Tuvo lugar en Salamanca, en el Centro Ecuestre el Pilar de Aldehuela, un lugar maravilloso, donde los caballos viven en libertad, centro dirigido por Miguel de Gabriel Revilla, a quien ya hicimos una entrevista en nuestro programa de podcast «Conversaciones con SimplyHorses«

La resistencia ecuestre en competición hoy

Con un lleno absoluto pese al calor, esta primera ponencia corrió a cargo de Violeta Fraile Martín, amazona dedicada especialmente al Raid, habiendo corrido varios concursos internacionales.

Durante esta ponencia se habló y se debatió entre la diferencia entre la visión americana y la visión europea del raid. Sobre la visión americana de este deporte se puede encontrar información muy interesante en un libro escrito por la veterinaria americana Nancy S. Loving, llamado «El Caballo de Raid«.

Se habló de que, hoy en día, mientras que la forma americana de preparar y competir está más enfocada al largo plazo, dónde predomina la importancia sobre la preparación física y estado del caballo, la europea se está centrando cada vez más en una visión cortoplacista con competiciones a velocidades muy elevadas que merman la vida deportiva del caballo con el objetivo de clasificar en los menores tiempos posibles y dar espectáculo de cara a poder vender lo antes posible al caballo a compradores de oriente medio.

Darle al caballo lo que necesita

Vicente Torres, de Ingequus, nos habló en su ponencia de los factores que influyen en cuestiones tan importantes como la estabulación y la cría. Qué hay que tener en cuenta y qué hay que evitar si queremos que nuestro caballo tenga la calidad de vida que necesita. Hablaron de la libertad de movimiento, una adecuada alimentación durante todo el día y de poderse relacionar con otros caballos, y nos enseñaron proyectos innovadores de establos activos que nos gustaría mucho poder ver en España, aportando soluciones prácticas a la posible falta de espacio y otros desafíos que los propietarios deben afrontar en nuestra época.

¿Por qué dejar el caballo tras toda una vida?

Quizá una de las ponencias más intensas, interesantes y personales, impartida por Verónica Avendaño, amazona experimentada de salto con importantes premios nacionales a su espalda, y que dirigía un Pony Club en su tierra, nos contó un poco de su vida y experiencia con el mundo del caballo.

Con 14 años se escapaba del colegio para irse al Hipódromo de la Zarzuela y estar al lado de los caballos. Tiempo después la enviaron a Inglaterra a un internado y del cual también se escabullía para irse a las cuadras de Pura Sangres que allí había. Toda su vida estuvo vinculada a los caballos y a la hípica. Ha entrenado caballos de carreras, de doma y de salto. Ha competido a distintos niveles, creó su ponyclub, fue pionera en la hípica deportiva en Canarias y ha recorrido Europa con sus caballos en varias ocasiones. No concebía ni un sólo día de su vida sin caballos… hasta que un día lo dejó radicalmente.

Nos contó que un día, mientras se dedicaba a preparar y arreglar caballos para otro jinete, con un caballo en especial que acaba de poner a punto, equipándolo, le miró a los ojos y se dió cuenta de que acababa de arreglar a un caballo para mandarlo a que lo estropearan otra vez, que era algo que el caballo no deseaba hacer. ¿Qué estoy haciendo?

Por primera vez dio un repaso magistral a lo que supone hacer carrera en el mundo ecuestre. Empiezas de pequeña, te gusta, se te da bien, los profesores cada vez te exigen más y entonces tus padres te compran tu primer pony para que compitas. Lo haces, ganas, tienes éxito, como niña o adolescente eso incrementa tu autoestima. Entonces te dicen que tu primer caballo, ese del que te has encariñado y con el que has pasado tantas horas, se te ha quedado pequeño, que ya no te permite avanzar en tu carrera deportiva. Tú al principio no entiendes, lloras, tu corazón se rompe. Pero conforme sigues montando, y cambiando de caballos para cosechar cada vez más éxitos, más altos, normalizas esta situación y empiezas a no coger cariño a esos caballos que te sirven como medio para alcanzar un fin.

Luego, en la edad adulta, como quieres dedicarte a ese mundo que tanto te apasiona, te sacas los títulos pertinentes para poder trabajar de ello. Y empiezas a dar clases. Entonces te das cuenta que tu mundo ya no es la equitación, si no que ha pasado a ser el de la enseñanza, con el que ganas tu dinero para vivir. Montas tu propio club e impartes clases, clases a niños y niñas que un día fueron como tú, con padres que observan desde las gradas exigiéndote que hagas al niño ganar y triunfar. Y a lo mejor eso de enseñar, de la pedagogía, no es lo tuyo, pero lo intentas. A lo mejor ese niño ese día no está en condiciones para montar y es inútil forzar, o el caballo no tiene su mejor día, y sería mejor bajar al niño y dejarlo para otro día, bajo tu criterio forjado durante años. Pero te das cuenta que no puedes hacerlo, no si quieres seguir viviendo de ello.

Mientras sigues compitiendo y cosechando éxitos, entras en el negocio de la compraventa de caballos, de comprar caballos y entrenarlos para venderlos a gente que no los conoce como caballos, que sólo quiere resultados. Luego por designios del destino terminas encontrándote esos caballos que vendiste rotos y en las peores condiciones. O te llaman como jinete para que «arregles» problemas que han generado sus dueños y que en cuanto arregles van a volver a estropear.

Así una y otra vez. Y Verónica hizo retrospectiva de esta vida en un flashazo tras la mirada de un caballo, y dijo ¿para qué?.

¿La hípica evoluciona o involuciona?

Sobran las presentaciones para Jose Manuel Sales Pons, más conocido como «el Cura». Conocido sobradamente en el mundo de la hípica, es probablemente es la persona más indicada en nuestro país para hablarnos de todo aquello que ha ido a mejor en nuestro deporte (estudios en biomecánica, estilos de monta importados de otros países…), y aquello en o que aún debemos incidir («hay que escuchar más al caballo»). El Cura no es sólo uno de los profesores de equitación más cualificados de nuestro país, sino que durante la charla profundizó en sus estudios sobre el ser humano, la ética y los valores que nuestro deporte pueden transmitir si se enfoca adecuadamente, cosa que no siempre sucede.

Cría responsable

En esta ponencia se habló de qué criterios son los más lógicos a la hora de criar un potro. Como sabemos, en España aún es muy frecuente la tendencia de criar con «lo que sea», y eso da lugar a cantidad de caballos cuyo futuro es bastante incierto en la gran mayoría de ocasiones. Se habló de una cría en la que sí se tienen en cuenta factores muy concretos, donde los potros nacidos tendrán una mayor probabilidad de contar con un buen futuro.

El concurso completo de equitación: la esperanza hípica

Esta ponencia corrió a cargo de Tomás Mateo, quien realizó una breve disertación desde un punto de vista de un apasionado del completo sobre lo que es la disciplina hípica más dura, pero más pura a la vez.

Conclusiones

Se realizó un debate abierto entre ponentes y los más de veinte asistentes sobre los diversos temas tratados.

Se puso de manifiesto que existen actualmente dos vertientes muy diferenciadas en el mundo del caballo: la hípica tradicional más dura, y el animalismo más extremo; y que los que allí estábamos nos encontrábamos a dos aguas, a veces incluso recibiendo balazos entre dos bandos.

¿Es compatible el realizar un deporte con nuestro caballo y su bienestar? Nosotros creemos que sí. Aunque es verdad que vemos más difícil la gestión de un negocio hípico y su compatibilidad con las necesidades de un caballo. es más difícil vivir del caballo teniendo esta conciencia de lo que es y lo que necesita: probablemente muchos jinetes profesionales se morirían de hambre.

Sobre qué podíamos hacer para poder transmitir esta visión del mundo ecuestre, la conclusión que nosotros como SimplyHorses sacamos es que no había que alarmarse, que lo que había que hacer, con urgencia, era seguir haciendo todo lo que los allí presentes estábamos haciendo: organizar clinics, encuentros, publicar en redes, hacer podcast, escribir en blogs, organizar jornadas, no aislarnos del mundo ecuestre e ir mostrando y dialogando poco a poco.

Nuestra experiencia dice que funciona.

Os dejamos a continuación una galería de fotos del evento

I Encuentro Caballo Ética Y Deporte

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank
Comparte si te ha gustado
error0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?